Dengue en la Argentina: un análisis económico del impacto de la epidemia de 2009

https://doi.org/10.18294/sc.2012.155

Publicado 4 agosto 2012 Open Access


Sonia Tarragona Licenciada en Economía. Magíster en Finanzas Públicas Provinciales y Municipales. Directora de la Fundación Mundo Sano, Argentina. , Malena Monteverde Licenciada en Economía. Doctora en Economía. Investigadora, Centro de Investigaciones y Estudios sobre Cultura y Sociedad (CIECS), Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), Universidad Nacional de Córdoba (UNC), Argentina. , Silvia Marchioni Licenciada en Economía. Consultora, Fundación Mundo Sano, Argentina. , Joaquín Caporale Licenciado en Economía. Investigador, Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria (IECS), Argentina. , Ana Cristina Pereiro Médica. Especialista en Pediatría. Especialista en Salud Pública. Responsable del área médica, Fundación Mundo Sano, Argentina. , Julio Maximiliano Palacios Médico. Investigador, Instituto de Investigaciones de Enfermedades Tropicales (IIET), Argentina.




Vistas de resumen
693
Cargando métricas ...


Palabras clave:

Dengue, Costo de Enfermedad, Argentina


Resumen


El presente estudio estima la carga económica de los casos notificados de dengue durante la epidemia argentina de 2009. Entre los costos considerados, se encuentran los costos médicos para el tratamiento de las personas afectadas y los costos de oportunidad de aquellas personas que dejaron de trabajar o estudiar a causa de la enfermedad. Para la determinación de los costos, a fines de 2009 se llevó a cabo una encuesta ad hoc a 201 hogares en los que habitaban personas que habían padecido la enfermedad durante la epidemia. Los resultados obtenidos permiten estimar entre los 26 y los 40 millones de pesos (entre 6 y 9 millones de dólares) el costo total de los casos notificados. Las regiones del norte argentino son las que habrían soportado la mayor carga económica (más del 90% de la carga total). Para todas las regiones, el costo social de un caso de dengue representaría más del 40% de la remuneración neta mensual promedio de los individuos.